Formatos pequeños contra la crisis, ¿o no?

Os invito a una reflexión…

Ayer una noticia captó mi atención en el telediario de La Sexta, y no porque fuera buena (que se echan en falta), sino porque hablaba de que las marcas cambian los formatos de los productos por la crisis.

Informativo La Sexta

Según la noticia, alguna marca como Unilever ha decidido presentar algunos de sus productos en formatos más pequeños que de costumbre para hacerlos más baratos. Explican que el motivo que les ha llevado a ello es que en Europa ha llegado la pobreza y los consumidores van a hacer la compra con menos dinero. Como en el continente africano o en la India. Es decir, las marcas se adaptan al cliente y a la situación del país. Bien hecho.
Pero, ¿hay trampa?

Obviamente un producto de 20ml va a ser más barato que uno de 1 litro, por lo tanto, a simple vista estás ahorrando puesto que estás pagando menos. Pero puede ser que esto no sea rentable, puesto que los formatos familiares (los más grandes, con más cantidad) salen más baratos a la larga.
Un producto como un detergente, que no caduca (y si lo hace es muy a largo plazo, lo desconozco ahora mismo), es mejor aprovechado en formatos familiares, pues aunque en el momento de la compra sale más caro, dura mucho más que el formato pequeño o individual y a la larga, más barato.
Por lo tanto, puede ser que haya cierta “trampa” si el consumidor no está avispado.

La razón que exponen es “el consumidor no llega a final de mes, por eso tiene que gastar menos en la compra”. Y es verdad, en esa compra gastarás menos, pero a largo plazo estás haciendo un mayor gasto.
En productos que no son alimentos o aquellos que lo son pero de caducidad tardía, considero que son más apropiados los formatos grandes o familiares. Pero en productos que perecen en poco tiempo, considero un acierto los formatos pequeños, ¿por qué? No tiene nada que ver con el precio, sino a una demanda del mercado: multitud de personas que viven solas o singles.

Hay productos que ya cumplen con estas características y en vez de ofrecerte 100 lonchas de queso, te ofrecen 10 o latas pequeñas de conservas…etc. Pero todavía no es una moda muy extendida.
Así que desde aquí, y sabiendo que puede ser que no me escuchen, les pido más productos para singles. Gente como yo lo agradeceremos.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Hay trampa? ¿Lo hacen realmente pensando en el bolsillo del consumidor o en su propio bolsillo? ¿Están aprovechando las nuevas composiciones familiares como los singles?

¡Quiero escucharos!

¡Saludos!