Primer paso: marcar objetivos

Por norma general, las empresas saben cuál es su objetivo final: vender. Pero desgraciadamente algunas no saben cómo llegar a él.

Lo primero que debemos hacer es marcarnos unos objetivos. No puedes empezar a andar sin saber dónde quieres ir, a no ser que simplemente quieras pasar el rato, cosa que no es muy común en las empresas puesto que hay dinero de por medio. Así que no demos vueltas de más e intentemos escoger el mejor camino. ¿Cuál es mi objetivo?

Objetivo

Si sabes cuál es el fin será más fácil saber por dónde empezar. Puedes marcarte tantos objetivos como quieras, pero que todos sean realizables y acordes a la realidad. Un consejo: no intentes conseguir todo de golpe, es mejor ir poco a poco y con buena letra; sin que ello signifique apalancarse ni sentirse excesivamente cómodo. Siempre es bueno ponerse retos que nos animen a trabajar por ellos.

Un objetivo mal establecido puede hacer que escojas mal el camino, te precipites y te desinfles al no conseguirlo. Un aspecto importante es que sea cuantificable, no vale con decir “quiero vender más”, sería muy confuso ya que ¿Qué es vender más?
Obviamente, el objetivo no debe ser estático. Pensemos en qué es lo que queremos, qué limite nos marcamos como mínimo y cuál es el punto máximo al que podríamos llegar.

Una vez que sabemos dónde queremos llegar y desde dónde, habrá que marcar el camino y el tiempo para cubrirlo. ¿Cómo llegaré?

Este aspecto es vital, pues de él dependerán los resultados. Es bueno marcarse unas metas durante el transcurso (check points) y desarrollar la estrategia a seguir.
En ocasiones, las prisas y las ganas de tenerlo todo o la inexperiencia hacen que comencemos algo y vayamos improvisando por el camino, pero no, eso no funciona. Si decides actuar así, en seguida pierdes la orientación tú y tu equipo, y estarás dando vueltas “a verlas venir” o tendrás que volver al punto de partida.

En el transcurso podemos modificar la ruta porque veamos algo que anteriormente no habíamos visto, porque encontramos una alternativa mejor o porque el entorno hace que tengamos que tomar otro rumbo; pero lo importante es que no perdamos de vista el final.

Conclusión: mejor invertir tiempo en desarrollar bien la estrategia a seguir, que empezar a probar cosas sin seguir un plan y simplemente “ver que pasa”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s